25 años de democracia

No olvidemos que la democracia es solo una manera de gobernar. No nos educa, no nos da trabajo, no nos da de comer. Eso lo hace el modelo de país.

En su esencia, democracia puede ser interpretada solo como una forma de gestionar lo público. O por lo menos ese es su rostro instrumental, el único (o casi, con algunas salvedades -importantes- de los últimos años) que nos a mostrado durante los últimos 25 años en la Argentina.

Es por ello que de esta democracia instrumental no debemos esperar más que lo que, por diseño, nos puede dar. Esta democracia es hoy, tan solo, derecho al disenso(*). Atención: no interpreten estas pocas líneas como un desprecio, todo lo contrario. Cualquier otra cosa que no vaya de la mano con esa premisa metodológica esencial de entender y actuar sobre lo social tiene como corolario ineludible, como la última instancia de un camino irrefrenable, la anulación del otro, la muerte.
Aún esta democracia formal, vista desde la perspectiva de toda la sangre derramada en la historia argentina, es sin duda alguna, algo trascendental.

Pero sepamos que con esta democracia no alcanza. Y a pesar de que aún no alcance, debemos celebrarla. Porque celebrar la democracia (aún nuestra perfectible democracia) es celebrar la vida. Nos queda el trabajo de integrar a la democracia, acompañando la creación de un nuevo modelo de país.

(*) lejano al autor leer al disenso dentro de la perspectiva socialdemócrata de la "necesariedad del consenso" para la gestión de lo público. Disenso es mucho más que transgresión, rebelión. Disenso no debe ser leído como actitud disgregante. Menos aún está encaminado a lo meramente declamativo (cuando no desestabilizador con la propia democracia -remember "paro del campo"). Quizás disenso "…es proponer, como su nombre lo indica, otro sentido, un sentido diferente del que, actualmente, portan las cosas y las acciones de los hombres sobre ellas. El disenso exige un proyecto distinto al vigente para no quedarse en la transgresión o rebelión…" (Alberto Buela, "Ensayos de disenso"). Quizás interpretando el disenso de esa manera, y aplicando esa hermenéutica a la operación social, sea el camino de la construcción de otro tipo de democracia, sustanciadas, no meramente instrumentales.

Comentarios

Add a New Comment
or Sign in as Wikidot user
(will not be published)
- +
Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License